Cuando SER sustentable es importante

Nos preocupa la crisis ambiental en la que vivimos. Y en Virú queremos ser una solución, no un problema.

 

Desde nuestros comienzos hemos tratado de impactar de la menor manera el medio ambiente que nos rodea. Es por eso, que hemos adoptado las siguientes medidas de sustentabilidad para poder ser más conscientes y respetuosos con el entorno natural en donde estamos insertos.

 

Si tienes más ideas que nos ayuden a ser más eco-conscientes ¡no dudes en escribirnos! Juntos somos más.

  • Respetamos vedas, preferimos ingredientes de temporada y de productores locales, pescadores y agricultores, fomentando la economía local.
     

  • Compostamos todos nuestros desechos orgánicos. ¡Es una maravilla poder generar nuestro propio compost y humus para nuestra pequeña huerta en casa! De hecho, para algunos platos de Virú utilizamos nuestras plantitas orgánicas: menta, perejil, tomate, kale, betarraga...
     

  • Utilizamos carne natural, que significa que los animales vivieron una vida digna pastando en las praderas del sur. Estamos en contra de cualquier tipo de crueldad en contra de los animales.
     

  • Evitamos el plástico desechable. Nuestros contenedores para llevar son 100% compostables, pero finalmente de todas maneras se convertirán en un residuo innecesario. Te pedimos que si quieres comida para llevar de Virú, traigas tu contenedor reutilizable, siempre y cuando las condiciones de higiene nos acompañen. Dado que nos encontramos en Alerta Sanitaria por el COVID-19 sólo entregaremos envases compostables desechables.
     

  • Utilizamos papel reciclado (en nuestras cartas y como papel tissue en los baños). Parte de nuestra infraestructura fue hecha con duelas de barrica de roble, incentivando la reutilización de los materiales de construcción. No sólo basta con reducir y reciclar, sino que también hay que preferir y comprar estos materiales reciclados para incentivar la economía circular.

20200212_180826.jpg

 

ecotips:

¡hazlo en casa! 

Pra nosotros fue un cambio en 180º comenzar a compostar nuestros residuos orgánicos. Casi el 50% de la basura domiciliaria en Chile es material orgánico, que si va a parar al vertedero no podrá compostarse y convertirse nuevamente en suelo fértil... Es un sinsentido gigantesco! El compost y el humus de lombrices californianas son sustratos para el suelo altísimo en nutrientes, que hace que tus plantas crezcan sanas y fuertes. ¡Cómo no amarlos!

Además de compostar, hay varios tips que nos han servido para ser más conscientes a la hora de utilizar de mejor manera los recursos en la Cocina de Virú. Escríbenos si tienes dudas, pero acá te dejamos un par de ideas simples y fáciles de implementar.

Haz un limpiador de limón-vinagre para superficies. Llena un frasco de vidrio con todas las cáscaras de cítricos que puedas, luego llena hasta el tope con vinagre blanco (nosotros utilizamos de vino). Etiqueta tu frasco y espera un mes, dejándolo en un lugar oscuro y fresco. Luego de un mes cuela el líquido y utilizalo mezclándolo con una parte igual de agua. Es un maravilloso limpiador de vidrios, superficies y muy útil para limpiar frutas y verduras (mucho mejor que el cloro que es tóxico). Para limpiar vegetales diluye 1 parte de limpiador en 10 partes de agua.

Sabías que puedes hacer tortilla con las hojas de apio? Es EXQUISITA!

 

Sabías que las hojas de betarraga se comen como ensalada? Son buenazas! 
 

Sabías que si te brotan las papas, las puedes enterrar en un macetero y germinará una planta de papas que te dará PAPAS? Lo mismo con los ajos y cebollas germinadas.

 

Sabías que puedes obtener semillas de tomate, ají, choclo, frutilla, kiwi, etc, etc, etc, de esos mismos alimentos? Haz la prueba! Extrae las semillas de un tomate, sécalas en papel absorbente, y hazla germinar en un macetero al lado de una ventana con mucho sol. Averigua cuál es la mejor época para cada fruta/verdura y hazla crecer en casa!
 

¿Sabías que con el espinazo del pescado contiene mucha carne? Cuando compres pescado y te lo fileteen, pídele a tu pescador que te dé el espinazo, puedes hacer un caldo con él para otras recetas (nosotros lo utilizamos para hacer la sopa Parihuela), y luego con un tenedor raspar toda esa carne exquisita que queda alrededor de la espina.

Si te sobra comida, alimenta a un perro: Generalmente no nos sobra mucha comida, pero cuando pasa en el restaurante o en nuestra casa, la guardamos para nuestros perros Lima y Rocco (ambos adoptados). Ten cuidado de no darles huesos astilludos como de pollo o cerdo, cebolla cruda ni alimentos ultra procesados, pero totalmente bienvenido el arroz, verduras, legumbres y restos de proteína animal cocida y sin espinas. ¡Estarán más feliz que perro con dos colas!